lunes, 6 de febrero de 2017

Copa Nacional de selecciones.
Mayores
Derrota que sirve.

Por Juan R. Silva

  Treinta y Tres Capital-Cerro Largo Capital 1-2
(Wilfredo Aquino 51)(Diego Da Rosa 55, Luciano Machado 80)

No hay derrotas buenas o derrotas malas, hay derrotas.
 Pero esta derrota le dejó a la selección roja del Olimar un cúmulo no solo de enseñanzas sino de alternativas a una idea de juego que se había exhibido únicamente y que en mi forma de ver las cosas, mas allá de los rendimientos colectivos e individuales, atados unos a otros , mas allá de estos decía la idea única era una de las causas de que el equipo se cayera prontamente cada vez que quedaba en desventaja, porque la única forma hasta acá de  33  era jugar agrupándose atrás , corriendo de contra en el medio juego , pasando el balón de lateral a lateral y “filtrando” la pelota para los piques verticales de los delanteros en espacial Martín Ávila, en un planteó 4 / 5 / 1 que tenia un desajuste importante en la velocidad de progresión de las líneas.
Este partido si bien sufrimos una superioridad evidente del mejor Melo de los últimos tiempos sobre todo desde los 10 minutos de primer tiempo, que nos erró 5 ocasiones de gol muy claras hasta el final del primer tiempo, 3 cabezazos seguidos de Da Rosa y Silveira clarísimos, cómodos donde solo los  delanteros arachanes erraron la definición cuando Dino Acosta no tenía nada para hacer, otro tiro que pegó en el travesaño y finalmente una gran intervención de Dino Acosta pero además Acosta tuvo un par de atajadas  en los centros que fueron importantísimas mientras que Treinta y Tres no pudo en esa primera parte además de algún disparo de media distancia  y una solitaria jugada personal de García que termina estrellado el remate contra el sector exterior de la red cuando la jugada pedía el pase a medio, Treinta y Tres no pudo enlazar otra opción que resistir con tenencia el poderío rival.
 Pero lo alentador es que pese a la superioridad conceptual y de fundamentos en el colectivo de los visitantes Treinta y Tres con Juan Francisco Puñales y Simón Mier de doble 5 y Cristian Gutiérrez arriba, pese a mostrar que estaban fuera de training caramente, no jugaban oficialmente  desde el  e final del campeonato prácticamente, salvo algunos momentos hace un  par de partidos y Simón recién habilitado, Treinta y Tres decía aunque incipientemente y con desajustes propios de nunca haberlo trabajado planteó una plan B a la idea madre, es decir el rojo trató, insisto que incipientemente  de “hacer otra cosa” que abroquelarse y correr y lo mas increíble, es que azar de por medio claro , fue competitivo, es mas fue mas competitivo que nuestra visita a Melo hace un par de semanas.
El segundo tiempo fue condicionado por una espesa niebla que cayó sobre el estadio y solo a partir del gol, es la circunstancia que cambia tácticamente cualquier partido, de otro encuentro de Wilfredo Aquino, recuperando un rebote  a 35 metros del arco y convirtiendo el mejor gol de lo que va de la copa, con un misil que subió y bajó a las espaldas del arquero melense Varela, tremendo golazo de Chino que fue muy festejado por los asistentes , solo a partir del gol decía un tramite que caminaba hacia un empate intrascendente cambió. .
Porque  cuando Ferreira intentaba hacer un cambio para sostener el buen resultado que era el triunfo , que nos daba el segundo puesto en la serie, luego de  un error en la salida de Treinta y Tres, a consiguiente descarga de un cuadro con ofició hacia el otro lado donde esta la pelota pero  con la idea de mover nuestra defensa, aprovecha Silveira una desinteligencia entre la zaga y el arquero y aun con el  esfuerzo denodado de Lesi Rodríguez la fortuna acompaña a Da Rosa y luego de pegar en el travesaño el despeje, el potente delantero arachán convierte el empate.
Ahí Neves el técnico visitante incluye a Rino Lucas y Ferreira el local a Martín Ávila, en el desequilibrio que provocan los dos fue mas contundente lo de Lucas, porque  a  Martín  el arbitró no le marca un clarísimo penal.
Una habilitación extraordinaria de Lucas deja de cara al gol a Luís Machado y pese a que su definición fue errática su disparo a primer palo sorprende a Dino Acosta.
Melo, justicieramente, porque además el tema físico le jugó en contra a los rojos, que como les conté  en varios de sus jugadores venía prácticamente sin ritmo de juego.
1        a   2 final y el tercer lugar que nos permite pasar a segunda fase.

Decir que no era lo esperado por mi por lo menos, el tiempo de trabajo acumulado y el conocimiento de técnico de su equipo y el de este de la competencia  me hicieron abrigar una expectativa que el nivel colectivo e individual del equipo no pudo cristalizar, mas allá de la clasificación nunca el equipo pudo tener un nivel de juego potable y eso se reflejó en el puntaje .