jueves, 24 de julio de 2014

Copa de Clubes Campeones
Como siempre…a la pelota.
Por Juan R. Silva
Huracán 1 (Mario Perdomo) -  Melo Wanderes 2 (N. Sosa y B. Moura)

Bruno Moura define el partido (foto, Willan Muñoz)

En la definición de estos octavos de final del Campeonato Nacional de Clubes Campeones de OFI, el equipo local de Huracán perdió por
1 / 2 y en este sistema de encuentros eliminatorios de sistema copa quedo afuera de la competencia.
¿Por qué perdió el local después de haber obtenido en carácter de visita el pasado fin de semana un empate , con un contexto harto favorable, resultado y localía… porque en estas instancias, mas allá de la lectura facilista , que nosotros estamos obligados a cuestionar de “esto es futbol” ( que no dice nada y se trata de una generalización para no analizar y justificar un resultado)…perdió porque mientras los equipos olimareños  seguimos jugando bien a “la pelota”, el rival, aunque no bien, juega al futbol… y jugando al juego, siempre es mucho más probable que el resultado se obtenga.
Futbol es un juego donde el equipo debe utilizar la habilidad técnica para dominar los espacios y los tiempos con la finalidad de obtener un resultado favorable, eso hace el Melo Wanderes, insisto y recalco, con enormes  falencias en la faz técnica, al extremo de su cambio táctico y estratégico al ingresar Lázaro Silva, pero lo hace , lo intenta, las líneas ( defensa, medio juego y ataque) tiene poco espacio entre sí, el equipo va y viene “cortito” con todos los jugadores sabiendo lo elemental en materia de posicionamiento del compañero, existen relevos, coberturas, movimientos en defensa y ofensiva que intentan, intentan recalcó, tener una sincronización y una sintonía, choca esa idea y esa intención con la rudimentaria capacidad técnica de la mayoría de los jugadores, pero lo suplen con mucha disposición y sobre todo intensidad física.
 Huracán como todo equipo olimareño, desprecia el manejo de los tiempos, juega y jugó a un intercambio continuo de acciones de juego,  muchas veces, casi todo el tiempo hace una cobertura posicional casi que básica, con cada línea jugando “su partido” sin mirar ni preocuparse por las otras y tiene , pese aún interesante manejo técnico de sus jugadores, juega bien en lo técnico cuando tienen el balón, falencias insólitas, todos los equipos nuestros las tiene, a la hora de mantener la concentración ( el ejemplo más claro es que todos los jugadores de nuestro futbol miran continuamente y solamente la pelota en cada tiro libre o córner a favor o en contra).
Así el partido fue un encuentro arduamente disputado en el medio juego, muy trabado, aprovechando el local el empate anterior, con especial atención en la llegada por las bandas, la derecha sobre todo, de los carrileros del Melo y con ese simple expediente confundiendo al rival y haciéndolo terminar en centros inofensivos que facilitaban enormemente la tarea de arquero Vicentino.
Lo llevaba bien Huracán, con dominio territorial del Melo, pero sin que le creara ningún problema importante en su última zona.
Pero una desconcentración en el medio juego, una pelota que sale “sucia” en el medio de la cancha, los volantes de contención albos que  se preocupan más de reclamar al arbitro que de cortar la filtración rival, todo un tema ese, Huracán no marca en el medio, hace una suerte de presión, atropellando la pelota y nada más ni tampoco utiliza la infracción para cortar el juego rival, con lo que los rivales tiene impunidad casi siempre para elegir por dónde meter una habilitación entre líneas, si además quiere muchas veces salir jugando en posiciones complicadas, Huracán, salvo por donde caiga Pedro Villar, esta vez arrumbado sobre el carril derecho, Huracán decía tiene menos marca que un  “jean Brasilero”.
Y así esa filtración encuentra Da Rosa, el mejor delantero melense lanzado, erra Scaglioni a la hora de acompañar al delantero y arriarlo contra la línea, se “barre” y llega tarde a la pelota, desborda Da Rosa, no hay cobertura del último que queda a medio camino, no hay regreso del lateral y Sosa anticipa, esto si trabajado por los melenses, cambiando la bocha de palo cuando Vicentino intentaba achicar.
Lo del Melo de manual, lo de Huracán, sin coberturas, con la línea completamente quebrada por un pelotazo de 30 metros, de “abejitas”.
El primer tiempo le llegó piadosamente al globito, creo, imagino que sus jugadores, consecuentes, no estaban cómodos con el buen planteo que había  hecho Santana, ellos querían salir a jugar, insisto con una idiosincrasia que debe ser asimilada, yo no digo que los jugadores del futbol de 33 no quieran ganar, digo que no les gusta  y no saben defender,  aguantar un resultado, en definitiva que les gusta la pelota y salir a jugar ataque por ataque.
Así salió Huracán, afligido por el resultado  adverso en el segundo tiempo y en esos 20 minutos fue lo mejor del Melo, lo tuvo dos o 3 veces para mater de contra y falló en la definición, mucho más espacio había para las contras tricolores pero le faltaba al visitante quien pusiera esa última bocha bien.
Huracán tomó riesgos, adelantó los volates, ingresaron Gonzales de buen partido, querendón y hábil y Simón Mier y al sentirse mas cómodo, teniendo la pelota, el globito fue y logró el empate, un gol con el sello de nuestro futbol, 6 toques de derecha a izquierda, precisos, lujosos, estéticamente perfectos, con una habilitación final entre líneas para la llegada “vacio” del volante Perdomo, que define magistralmente ante el buen arquero Villanueva.
Uno, fanático de los procesos de trabajo para mejorar nuestro futbol, “contra” a ultranza de la improvisación y de la “adaptación y justificación ” como forma de competencia, siente en ese momento la satisfacción de que  un equipo de su pueblo, de su futbol obtenga un resultado que le permita seguir adelante, más arriba en el concierto chacarero, que es donde jugamos, pero íntimamente sabe que no está bien, sobre todo porque sabe que el resultado es lo único que vale y que después, como en la selección mayor pasada, vendrán los “iluminados” a decir que esta es la forma.
Pero el ingreso de Lázaro Silva en Melo Wanderes cambio el partido, porque como les decía Huracán, mas ya sin Pedro Villar no tiene marca en el medio juego, como decimos nosotros “los defensivos” hace sombra y porque tampoco quiere tenerla, el jugador olimareño quiere jugar a la pelota, atacar siempre, siempre para adelante y Melo Wanderes encontró ese regalo, que si hubiera sido al revés hubiera sido utópico, espacios para filtrar la bocha entre los defensas albos, que debo decir jugaron un buen partido todos, cortando y cortando.
Pero faltando 7 y después que Silva filtra una bocha que obliga un córner visitante, llega ese centro, como siempre, hay un rebote, como siempre, una “segunda pelota” y como siempre, mientras los volantes y delanteros olimareños  miran, los defensas  olimareños se meten adentro a cubrir la línea de gol en vez de achicar hacia la pelota y un rival, al que nadie (como siempre) tomó porque estaban mirando la pelota, sacudió una volea que casi le arranca el arco de Vicentino, siempre igual, cuantas veces lo he visto, en clubes , en selecciones, cuando algún cuadro de Treinta y Tres “achicara” para adelante un rebote, cuando algún jugador de Treinta y Tres mirara a los rivales y “los tocara” para que no tiren o cabeceen solos y sobre todo cómodos.
Moura…1/2, nunca supo “manejar” el partido Huracán, alguna pincelada de Giménez, extrañó horrores al “Tito” Puñales, nunca controló los tiempos, murió en la ley de los equipos de futbol olimareños jugando…a la pelota.
Y fue… en esos últimos minutos, con rebeldía, pero no tuvo precisión, perdió “metiendo”, quedo tranquilo, “dejo todo” será la excusa…”es el futbol”…bla bla bla…siempre excusas…la justa: pudo hacer historia, tuvo todo el contexto…no están tan lejos…no son tan superiores…pero nuestra forma de  juego  agranda el margen de error…porque nos gusta jugar a la pelota y esto es “el futbol” que paradoja  ¿ no?.

lunes, 23 de junio de 2014

Copa de Clubes Campeones
Difícil de explicar
 Por Juan R. Silva
Fotos: Oscar Furtado.
 Esta campaña 2014 de Treinta y Tres es difícil de explicar, era a priori el gran candidato de todos en el año de su centenario, podemos decir que hizo las cosas medianamente bien en todo aspecto antes de empezar la temporada, pero ha ido poco a poco desinflándote  hasta esta caída del sábado por la Copa de Clubes Campeones, que no es de dudar pegara y fuerte en las huestes del decano.
Pero también, es difícil de explicar este partido, personalmente estaríamos tentados, lo estuvimos de aplicar el aspecto épico a este triunfo de Huracán, sería muy fácil poner títulos como “Lo ganó a lo Treinta y Tres”  o “victoria emotiva” y cosas así, apelando a esa idiosincrasia, muy desteñida en los últimos tiempos, que durante mucho tiempo alguien contó, que el decano ganaba los partidos cuando tenía todas las desventajas y casi siempre poniendo una actitud , que siempre se le cuestiono a su tradicional rival el globito…”que se graficaba como “ganar a lo Treinta y Tres” o “pinchar el globito”….insisto que en los últimos años muy desteñida esa  graficaciòn de una forma de jugar, más emotiva que técnica, que por lo menos yo…no vi tantas veces como se cuenta, es más las veces que vi ganar en los últimos tiempos a Treinta y Tres era mucho más intentando jugar que “metiendo” como insisto, alguien decidió contar la historia.
 Y insisto y recalco que el triunfo de Huracán el sábado no se debe explicar por el lado emotivo ni épico, por más que algunas circunstancias lo podrían hacer ver así, Huracán queda al arranque del segundo tiempo con uno menos (¡¡y que uno menos!!: “El Pichón” Gómez) y después de haber errado, al final del primer tiempo en los pies del Mario Fabián Perdomo, dos tiros penales ante un arquero claramente lesionado.
 Un primer tiempo donde Treinta y Tres, pese a esa circunstancia de los dos penales, bien cobrado y bien tomada la resolución de repetirlo por el juez, mal tirados por Mario, los dos remates a la pierna sana de Larrosa, decía que pese a esto, el decano había sido mejor en su rendimiento y mejor en su actitud ante el partido.
Estaba ganando bien, claramente, por un gol solamente, penal bien cobrado y bien ejecutado por Darío Vera, sin muchas llegadas sí, con un Vicentino muy atento en las dos o tres que llegó el albiceleste, pero dominando el juego del medio campo, presionando a su rival y no dejándole jugar y después repentizando y profundizando con una buena labor en el despliegue de Giménez y Velarde.
 Huracán en el primer tiempo? Tuvo sobre todo después de la apertura del score, una zona que sería decisiva después en el partido, una ventaja importante, sobre todo en el contragolpe a las espaldas del sector derecho defensivo de Treinta y Tres donde Diego Gravì permanentemente encontraba facilidades y tal es así que terminan ese primer tiempo amonestados volante y lateral izquierdo de el decano, obligando a José Denis a cambiar el marcador, era la zona, pero como el penal llega por el otro lado y sin dudas ese golpe anímico pega fuerte en el globito, todo eso se olvido en Huracán y debo decir que Treinta y Tres , tal es así que hubo claras muestras de desagrado con sí mismo de los jugadores albos, reprochándose jugadas puntuales, que si el decano ganaba por algún gol mas no sorprendía a nadie.
El segundo tiempo fue   muy parecido a lo que veníamos viendo, con los piques de Velarde generando la expulsión de Fernando Gómez, el defensa que hasta ahí mejor había soportado el ataque rival.
Y ahí pasaron 10 minutos que en mi humilde saber y entender fue el momento en el que Treinta y Tres perdió el partido.
Porque de contragolpe tuvo muchas oportunidades de generar chances de gol el decano y lean bien lo escrito, no oportunidades de gol no, oportunidades de generar esas chances, porque el globito, obligado por el resultado, quedó con línea de tres y con un Diego Fialho, que no es precisamente un velocista jugando de ultimo.
 Y entre Fialho, Alfaro y Martín Santos, mas el exuberante, otra vez, despliegue de Pedro Villar, Huracán “aguantó” y “bancó” el partido, ellos 4 y la ley del offside que deciden tirar una y otra vez las defensas albas y en la que caen, increíblemente, como chicos de 5ta división los jugadores de Treinta y Tres.
 Debo decir que tuvieron no menos de 8 contragolpes con ventaja numérica y de velocidad los delanteros albicelestes, quizás sí y en su descargo, asistidos de manera no muy precisa no cómoda, Treinta y Tres tiraba un pelotazo, muchas veces apurado, no elegía ni encontraba a quien elegir esa “asistencia que vulnerara tan frágil forma de defenderse del globito y el partido, le cobró carísimo esa ineficacia al decano.
 Y eso es lo inexplicable o lo difícil de explicar , no es que Treinta y Tres no lea una “ley del Offside” ni poner a Velarde mano a mano con Fialho, que cortó no menos de 4 ataques rivales en ese lapso no, lo inexplicable es que Treinta y Tres se desordene, se vaya a buscar un segundo gol y en una contra aislada, Huracán que estaba solo esperanzado en alguna gambeta de Larronda, (le dio otra agresividad al equipo cuando ingresó) decía que lo inexplicable, para mi es que Treinta y Tres teniendo enfrente a un equipo que no le creaba ningún peligro, golpeado por errar esos dos penales, que no tenia ofensivamente fuerza alguna, les quemaba la pelota a los delanteros y volantes  albos en ese lapso,  es decir ni jugaba bien ni se rebelaba futbolísticamente Huracán, ante eso Treinta y Tres, se desconcentra, se desordena y en una contra (un contragolpe cuando estas ganando y solo te sirve la victoria, es de primer año: no te pueden contragolpear, tenes que cortar arriba con falta) en una contra decía, el zaguero izquierdo de la línea de tres de Huracán ¡¡ aparece como volante izquierdo solo y mete una asistencia al volante derecho de Huracán que esquiva a un rival y define!!! ¿Dónde estaba Treinta y Tres?... ¿donde estaba el escalonamiento defensivo?... ¿donde estaba la falta para evitar que te lleguen al área y queden cara a cara con tu arquero lesionado? , es ciertamente difícil de explicar tanta desconcentración, no es que te hallan llenado de centros, que te lleven contra tu arco metiendo y gambeteando no, Huracán era hasta ahí muy tibio en ofensiva.
Y ese empate “sacó” de partido a Treinta y Tres, quedaba poco además, porque  el
decano todo se fue” mentalmente, al extremo que sufre en esos últimos minutos dos expulsiones tontas, parecía que se quería ir  algún jugador decano y  Gastón Giménez, que como buen goleador, no había tocado ninguna, pero convierte un gol sobre la hora, que  deja el resultado en un 2 a 1 para Huracán, le da 3 puntos al globito, lo manda a la segunda fase de la Copa, jugara con el Huracán de Vergara y transforma aquellos “gorros” del primer tiempo en una sonrisa esperanzada, que mira el campeonato local como de costado, pero con una confianza que , luego de aquella derrota con Peñarol, pareció tan lejos.
Lo de Treinta y Tres, con el diario del lunes, va a tener las más variadas conjeturas, este humilde conocedor del futbol olimareño, tiene la suya, pero hoy, en este momento solo atina, tan sorprendido como casi todos a decir…” es muy difícil de explicar…

jueves, 19 de junio de 2014

La Mochila
Por Juan R. Silva

Huracán 2 (Hugo Nocedo y Mario Alfaro)
San Lorenzo 0.
Era un partido bisagra para el campeonato Apertura y el globito lo entendió así, con actitud y prácticamente que llevándose por delante a su rival, afirmado en la agresividad futbolística de Fernando Gómez y en la presencia omnipresente en las divididas y en la distribución acertada de Pedro Villar.
El medio campo era una zona importante, medular diría en este partido y esos dos jugadores jugaron un rol preponderante en el desnivel que el equipo albo mostró en  justamente ese sector del campo de juego.
A partir de ellos y de que San Lorenzo solo pareció mostrar agresividad en Jorge Alzueta, como casi siempre, Huracán, sin jugar un gran partido dominó el mismo y es que a esos dos jugadores en grado importante decía para el partido le agregó la solidaridad de Gonzales, Sánchez, Alfaro y el mismo Nocedo, entonces con esa savia nueva Huracán fue mucho más vital en ese primer tiempo.
Y llegó al gol en una zona que ha sido difícil de solidificar durante todo el campeonato para San Lorenzo el sector izquierdo de su defensa, donde la juventud de Agriela y Brun era desbordada por Gómez.
El empate en la primera parte era injusto con Huracán había sido mas.
Al arranque de la segunda parte y con la bajada del Colón a favor,  una jugada por Gómez, llegando hasta la línea de fondo termina en un gol de Hugo Nocedo y Huracán blindaba así toda posibilidad de pasar trabajo en este partido, porque era a ojos vista que S Lorenzo no tenía ni fuerzas ni ideas en ese tramo del partido.
Y enseguida otra jugada por derecha deja a Mario Alfaro de cara al arco y su buen disparo ejecuta una ventaja ya casi indescontable pese a que faltaba una buena parte de esa segunda etapa.
 Y ese lapso fue de San Lorenzo, rebelde, inocuo, casi intrascendente pero rebelde, que empujado por Jorge se fue a buscar el descuento.
 Raúl Santana no toma más riesgos y pone a Fernando Gómez de último y a partir de eso su sola presencia, mas el buen trabajo de Pedro Villar cerraron el partido, quizás ópticamente pareció que el santo se apoderaba del balón pero Huracán siempre estuvo en control del partido.
 Y con eso, con esas actuaciones individuales la frescura de los jóvenes Huracán ganó un partido que lo deja en inmejorable posición para obtener el Apertura pues depende de sí mismo, le quedan tres partidos y si los gaña no importa que pase con los otros partidos será el campeón del Apertura, es decir que como decimos los futboleros…depende de sí mismo.
Pero…  pero… pero si es algo que en este campeonato de futbol olimareño no puede ser considerado una ventaja es esa circunstancia, cada vez que un equipo se ha calzado la mochila de candidato, esta lo ha desparramado, primero Treinta y Tres, luego Peñarol y después San Lorenzo, lo cual no deja de ser una presión para las huestes del globito.
Pero en la instancia del campeonato que estamos parece difícil que  los de Santana “sientan” esa definición por lo cual parece sí que esta vez “el candidato” aparece… ¿será?
Sin Levante
Por Juan R. Silva
0 a 3 perdió el decano Treinta y Tres, en su partido como local en el estadio Municipal ante el visitante Melo Wanderers.
 Y perdió bien, es mas a riesgo de ser tremendista, el resultado debió ser más holgado, sobre todo en la segunda parte, porque la diferencia de lectura del partido entre un equipo y otro fue muy grande.
Un partido donde el contexto fue totalmente distinto al anterior partido que el Melo, que ganó por merito propio este partido, eso sin dudas, porque manejo de manera mucho más eficaz los tiempos y los ritmos del juego.
 Por supuesto que en el primer tiempo esa verticalidad que tiene el equipo arachan, exigida casi por los tres puntas que el técnico visitante Noble porfiada y hasta ahora exitosamente ubica, la verticalidad decía era controlada por el local medianamente porque los jugadores albicelestes tenían una referencia, mas allá de la movilidad de los puntas, pero el tema del local era justamente que tenía que hacer algo más que contener a su rival.
 Y ahí fue que el manejo del ritmo de los arachanes fue demoliendo a las intenciones del Treinta y Tres, porque con intensidad en defensa y recuperación simplemente y mantener el ritmo de esa arrancona albiceleste con más ganas que futbol, los del equipo melense rápidamente se hicieron dueños de la pelota, superando claramente e Treinta y Tres en la lucha del medio de la cancha, donde eran menos jugadores, pero con una velocidad y agresividad distinta para obtener los rebotes, la famosa “segunda pelota”.
Ahí en ese ítem los dos Silva y Taina Fleitas, mas sobre todo el lateral derecho adelantándose, imponían condiciones.
 Y cuando el ritmo, Treinta y Tres intentaba forzarlo pero inconexo, sin sorpresa, al tranco casi, con un Gonzalo Lemes que buscaba dialogar futbolísticamente con alguien pero que solo encontraba a Tabeira, porque el resto estaba demasiado encaprichado en la maniobra individual y el empuje. Y eso lo hacía muy previsible al decano, encima Taina Fleitas caía en ese duelo con Tabeira y la dinámica del melense es superior a la del volante derecho hoy del Treinta y Tres. Y cuando el primer tiempo terminaba con el visitante controlando totalmente el ritmo del juego un horror del fondo albiceleste, chocan los dos zagueros ante un pelotazo frontal y Sosa aprovecho y derrotó cara  a cara al meta Larrosa.
El segundo tiempo fue un monologo visitante, con Treinta y Tres queriendo pero no pudiendo y ofreciendo espacios para que los visitantes aprovecharan, quería adelantarse Treinta y Tres pero lo hacía  por carácter individual y no por idea de juego, un penal claro que el juez y el línea le niegan al Melo hizo ilusionar algo a los pocos asistentes locales, pero el gol de Da Rosa de contragolpe sentenció el partido.
Luego de eso y en el final del partido tuvo varias chances la visita y solo la buena actuación del arquero Larrosa y los errores  de definición de los volantes, que al cambiar el ritmo en el segundo tiempo y acelerar después de la recuperación del rebote, ese cambio de ritmo de los volantes encontrando a los delanteros de espaldas al arco rival, pero devolviendo el control al espacio vacío  entre los laterales olimareños y el fondo de la cancha, pudo ser escandaloso en cuando a las oportunidades desaprovechas por la visita, no menos de 5 goles errados y otra jugada muy polémica, no tan penal como el primero pero muy confusa.
Y el dominio absoluto, plantado por  la aceleración inmediata después de la recuperación, está mucho más “rapiditos” los volantes del Melo, se decoró con el gol de Sosa, el segundo de su cosecha, golazo al segundo palo, un chanfle bárbaro, después de entrar al área por derecha.
Melo Wanderers ganó por escándalo su zona, esta mucho más rápido física y mentalmente, encaro una copa, una competencia para competir, no para participar y esa diferencia… tiene 10 puntos contra 2, solo empató un partido de visita demás ganó  todo y eso se vio claramente reflejado en este partido…Treinta y Tres, busca la salida, lucha, se debate pero no se levanta, tendrá el próximo sábado una oportunidad , que de ganar le volverá a dar oxigeno, es contra el clásico rival ese partido además, un dato no menor, pero que de perder lo puede sepultar definitivamente en un infierno…algo impensado a principio de temporada

jueves, 12 de junio de 2014

Buen Partido
Por Juan R. Silva
San Lorenzo 1 (Martín Ávila)
Peñarol 1 (Barrera)
Peñarol ha jugado los mejores partidos del campeonato sin dudas, es mas creo que Peñarol perderá el campeonato por no haber podido manejar la ansiedad no por no ser el que juega mejor en nuestro medio, es el que juega mejor en el futbol de Treinta y Tres sin dudas.
El domingo, volvió a jugar un buen partido, dominó durante gran parte del encuentro a su rival San Lorenzo, apropiándose de lo que es la marca registrada del equipo azulgrana la tenencia de pelota y sorprendiendo con la llegada de los volantes, sobre todo Barrera, faltándole quizás algo de contundencia para llevarse  los tres puntos, hecho este que en mi criterio lo aleja casi definitivamente del título del primer torneo.
Pero ese punto pone a San Lorenzo en la punta del torneo y si bien tiene un partido más que jugar que su co puntero Lavalleja el santo ve ralearse aun mas su reducido plantel y si bien sigue siendo el principal candidato, las bajas que tiene en la definición del campeonato, mas lo superado que fue por Peñarol en este partido puntualmente, abren un frente de dudas importante en las huestes de Jacinto Terra.
No tendrá San Lorenzo en la definición del campeonato a Renato Calastretti ni a Fabián Techera por razones laborales, dos jugadores de indudable nivel y en este pasado partido tampoco alineó a Matías Orgambide, Brian Acosta, Diego Agriela ni Junior Almeida, su banco de relevos mostraba varios chicos de 15 años y no tiene en el cortísimo plazo de este término del apertura forma de reforzarse, menudo problema debe solucionar  el impávido Dt azulgrana, impensado hace un par de fechas.
Fue un partido abierto, con mucha transición, lenta, horizontal, pero transición al fin, creo sobre todo por la poca contención de los dos equipos, capaz que por la línea de juego de los dos también.
Peñarol pudo sacar una ventaja importante, penal bien cobrado por Taño, que Rodrigo García le atajó brillantemente a Gustavo Milder, el casi que infalible ejecutante carbonero, pero la liviandad ofensiva de San Lorenzo intentaba ser equiparada por el agresivo desborde de los volantes por fuera, cosa que retenía al aurinegro, que a través del posteo de Mauricio Rivero, recuperado de su lesión, también intentaba llegar por fuera, pero en esa primera parte los azulgrana superaban en ese ida y vuelta a los aurinegros, era parejo y eso sorprendía porque Peñarol la tenia más que san Lorenzo.
En el segundo tiempo Arada toma riesgos, incluye a Fabián Hernández desde el arranque del segundo tiempo por un Carlos Rivero de buen partido nuevamente y Peñarol se adueña del encuentro, llegando incluso al gol, con un gran pase del ingresado habilitando a Barrera que define con precisión el carrilero aurinegro y Peñarol cuenta después con un par de contras, nuevamente con Barrera que no puede definir.
 Lamentablemente para los intereses carboneros la lesión de Becerra desarma lo que había sido el basamento de su seguridad, la gran tarea de “el bombero” y sobre todo de Eduardo Álvarez, que habían absorbido cuanta intentona activaba Martin Ávila.
El conocimiento de Álvarez para con Ávila, compañeros desde el babi, mas la velocidad y la agresividad defensiva que tiene hoy Eduardo  borraron durante ese lapso al peligroso “Chiquitín”, pero la salida de Becerra insisto fue determinante, porque Arada vio que perdía el medio juego  e intentó pasar a Eduardo de carrilero por izquierda, error en el desarrollo, Ávila recibió en el área y superó en velocidad a su marca empatando el partido… no estaba Eduardito.
A partir de  ese momento quedo en claro la filosofía de cada uno, Arada recibió el empate  por tomar riesgos y Terra cuanto empato dio ingreso a dos alternativas para cerrar el partido, increíblemente, el futbol es así, San Lorenzo en esos últimos 5 minutos, intentando cerrar el partido tuvo alguna chance, pero ya el esfuerzo golpeaba si físico, no tenia nafta.
 Peñarol se confundió en ese lapso también, sabía que había hecho casi todo bien y no le había dado, casi como en el campeonato, que pierde por no haber asimilado adentro de la cancha un resultado adverso, aquella goleada contra Barrio Coya que lo diezmó y que después paga en estos dos últimos partidos donde pierde 5 puntos de 6.
 Igualmente un buen partido, con dos equipos que salieron a jugar, con tenencias largas de los dos, con un arbitraje que dejo jugar, una tarde luminosa y bastante emotividad, que más se puede pedir?
Puntero…con uno más
Por Juan R. Silva
Lavalleja 2 (Jhon De Los Santos x2)
Vaca Azul Olimar 0.
Lavalleja derrotó a la Vaca en un partido durísimo, jugado fuerte y en algún momento demasiado fuerte, que dejo como saldo un lesionado importante en el militar, Julián Araujo con fuerte traumatismo en el tobillo, un expulsado Bobadilla también en Lavalleja por una entrada terrible en el primer tiempo y los tres puntos para los militares.
Es evidente que Vaca Azul Olimar es un equipo que juega con mucha intensidad los partidos, a veces, casi siempre, demasiada para preparación física que tiene algunos de sus jugadores, pero el elenco amarillo siempre juega así y eso es lo llamativo de la reacción de Lavalleja en ese partido, mas allá de la lesión de Araujo, el corolario de la fuerza con la que se estaba jugando.
Vaca Azul es un equipo que apunta  al orden táctico y a la fortaleza anímica como baluartes de su propuesta, es un equipo de barrio orgulloso de su esencia, que al no tener jugadores muy desequilibrantes en lo individual hace de la solidaridad colectiva en ataque como defensa su punto fuerte, el tema fue que Lavalleja, en defensa de lo que entendió una persecución contra Wilton Mieres, el único “distinto” de los 22 que entraron, con intención de gambetear, meter alguna habilitación, hacer algo técnico , en un partido donde pululaba la fuerza, decía que Lavalleja “se prendió” en esa “batalla” que proponía la Vaca.
 Y la Vaca chocó contra la falta de contundencia que viene mostrando los últimos partidos y pese a meter a Lavalleja en su juego si recibió en propia meta la contundencia del militar, acá aplauso para sus dirigentes, Lavalleja fue uno de los equipos que mejor trabajo el periodo de pases, pero en la delantera del militar también hay , aparte de eso, jugadores de las inferiores que son claramente efectivos a la hora del gol y la  aparición en este partido de “Cavani” De Los Santos desequilibró, Lavalleja tiene hoy mucho mas posibilidades de gol que la gran mayoría, con Huracán, de los equipos de nuestro futbol.
Y en ese trámite, duro, de roce continuo, muy protestado (demasiado) la efectividad, la contundencia de Lavalleja, algo buscado y planificado por Marcio Tabeira el técnico militar, “el Lava” ganó y quedo primero en el campeonato Apertura usufructuando el empate de San Lorenzo a segunda hora, con un partido más, faltándole al tricolor un solo partido por jugar.
Gran campeonato de Lavalleja, no quiero ser repetitivo, pero recuerdo siempre los cuestionamientos de inicio del campeonato, en el debut de Marcio como técnico, con mucha intensidad física, con Wilton como artífice y titiritero del juego militar y con mucho gol, recordar además un dato no menor la vuelta de Jhon Pérez, un técnico dentro de la cancha, que ilusionan a la parcialidad militar, es mas en mi humilde opinión solo un detalle empaña la campaña de Lavalleja…voy a decirlo así, aun a riesgo de que muchos de los simpatizantes militares no me entiendan, yo no me imagino a “el Caboco”, a “el Macho” Del Pino, a Aniceto, al Joya Gutiérrez, a “el canario” Techera, al “Chitta”, al “Fideo”, a Luis Heleno Moreira , al “Pichón”“lloringuendo” , pidiendo una amarilla, quejándose de los golpes, seguro yo crecí viendo “otro” Lavalleja…creo que este mira mucha televisión y esta igual igual a aquellos que tanto criticó y saben porque se los digo, siempre en una buena, nadie me puede tildar de anti Lavalleja, pues cuando un montón se calló la boca yo me peleé con varios “convencidos” para que apoyaran a Lavalleja, pero con ningún recluta he, con jefes me peleé, lo que pasa ,
les explico es que nos ha costado mucho , algunos no dirigimos mas por eso, sacarle el “síndrome del pitazo fácil” a los jueces de Treinta y Tres, hoy amigos hay una tendencia a “dejar jugar” que en nuestro modesto entender le hace bien al futbol olimareño, seguro siempre va a haber un “daño colateral”, pero con esa “quejadera” de algunos bobos, de todos los cuadros heee, que como no juegan nada, quieren que los “vean”… jugando “de afuera”, algo que se dirime adentro…yo nunca vi un juez “echar para atrás” un fallo, por las “temibles” hinchadas del futbol de Treinta y Tres, nunca vi, capaz que pasó, las excepciones confirman la regla, entonces no entiendo ese lloringueo, tanto los matan los jueces que están primeros y esto es parejo para todos los que pelean arriba, después…si entiendo a los que tiene la esencia de “llorar” pero a Lavalleja no, por eso lo digo y en una buena, LAVALLEJA , para mi he, es “lonja y lonja”…calladito “ me dan y doy”

miércoles, 11 de junio de 2014

Futsal
¡¡¡¡ Lindo, Lindo!!!!!!!!!!!
Por Juan R.  Silva

Pinta lindo para Jave el Nacional de la Fudef, no solamente ene la tabla de posiciones qué gracias al gran trabajo de Diego Vergara tenemos en Futbol Loco, sino y sobre todo en el juego que viene desplegando el equipo que dirige el técnico de la selección sub 20 de la federación  antedicha Oscar Arada.
 Jave era un club que se destacaba por la prolijidad casi estética de su juego, en este momento le ha agregado una intensidad defensiva y una velocidad a su esencia de “un pase mas” que realmente lo hace indetenible para los rivales, por lo menos a los equipos con los que lo hemos visto jugar hasta ahora, el partido de este sábado pasado ante Independiente, un equipo que ya salió campeón del torneo y que tiene una rebeldía y una pujanza muy importante, lo dejó en claro sobre todo en la primera parte.
Jave con un Sebastián Carrasco soberbio y un Eduardo Álvarez que para mí es en estos momentos el mejor defensor en futbol cancha y en futbol de salón de el pueblo, le puso un ritmo realmente frenético al juego, una apuesta arriesgada de circulación, pero con la tranquilidad de tener un gran arquero como Santos, quien salvó tres oportunidades claras cuando Jave aun estaba “armando”  su juego, demoró 3 o 4 minutos en el arranque, pero después fue un deleite durante todo el primer tiempo, con Hernández armando el juego y ordenando los movimientos pero con los anteriores jugando a un gran nivel y Ramírez y Correa siendo el complemento ideal, por la practicidad de ambos, para el juego efectivo y rápido de Jave, el elenco naranja le ha agregado los ingredientes pedidos a su juego, velocidad  e intensidad.
Y es tanta la diferencia que tiene hoy con los equipos de la zona que Jave indudablemente se ilusiona, más si piensa que no estuvo en este partido el soberbio Gómez un jugador tan intenso y efectivo como los anteriormente nombrados, pinta lindo para Jave con ese panorama.
 La segunda parte mostró el ingreso de Puñales y Rivero que bajan el vértigo y le otorgan una opción distinta de juego, dato nada menor, tiene una alternativa si el vértigo no funciona y los chicos que ingresaron también, Furtado , Abella y Gallegos, que tienen la misma sintonía en el juego.
El triunfo por 11 a 7 lo deja primero claramente en la serie y lo encamina a la segunda fase, más destacada esa victoria ente un rival molesto y tan luchador como Independiente de Rocha, que me pareció , a mí, tener un nivel superior al puntaje que ostenta en el campeonato.
A segunda hora el sábado Chali fue derrotado por Palermo de Rocha 5 / 6 en un  partido muy luchado donde los olimareños pagaron carísimo su falta de precisión, algo que ya habíamos notado en su primer partido ante Albión de Pan de Azúcar.
Chali ha obtenido mucha seguridad con la incorporación de Jon Pérez, es un equipo que sigue intentando su idea de “quitar y correr” pero está cayendo en la facilidad del traslado individual como forma de resolución ofensiva, es clarísimo que un equipo que reacciona debe ser contundente porque tiene menos tiempo el balón en su posesión, eso le falta a Chali es clarísimo.

Pensando en Cuartos de Final
Agradecimiento a Diego Vergara por la Tabla de Posiciones, "personalizada"