viernes, 17 de febrero de 2017

Copa Nacional de selecciones.
Sub 18.
A la Final del Este.

Por Juan R. Silva

La selección juvenil de la Liga de Futbol de Treinta y Tres llegó este 2017 a la final de la Confederación del Este en su categoría y estará en las definiciones del Campeonato Nacional entre los 6 mejores de país.
El equipo dirigido por Rodrigo García haciendo valer la localía, dominó en sus cruces ante Canelones del Este y Rocha y consiguió un pasaje merecido a la instancia más importante en su división.
Ganando de local y haciendo valer las diferencias de gol obtenida en la visita a sus rivales los chicos rojos tuvieron una actuación destacada que fue conseguida con un rendimiento de menor a mayor y donde tienen relevancia la planificación y la excelente forma física que los dos profesionales : Rodrigo García el técnico  es Profesor de Educación Física y trabajó en estrecho lazo con José Rodríguez  el responsable de esa área, por lo que sin dudas la curva de rendimiento físico del equipo fue uno de sus puntos altos a la hora de explicar los porque de esta campaña.
Porque a partir de ello, con una generación de chicos muy pareja en el aspecto técnico, con los aportes y particularidades de cada uno en la función a cumplir, pero con un equipo “largo” porque por lo menos 16 o 17 chicos pueden alternar sin problemas en el equipo titular y donde creo que solo la y por el estilo de juego que se plantea, decía que solo la presencia de Alejandro Álvarez se hace difícil, difícil no imposible, de sustituir, Treinta y Tres y lo ha demostrado es un equipo de “largo Aliento” convirtiendo goles muy importantes en los últimos minutos de partido, donde esa forma física anteriormente dicha pesa y mucho.
Pero además tener ese plantel largo le permite a Garcia  una versatilidad, que sin dudas sorprende desde lo táctico y puede pasar de línea de 4 a línea de 3 o de 5, puede jugar con un 5 solo como lo hace preferentemente pero necesitado Fernando Rodríguez puede ir al doble 5, puede atacar por afuera con carrileros o puede jugar con un enganche definido o con un tercer delantero de hacer falta, y el técnico según las necesidades que pide el partido a mostrado manejarlo, hasta ahora, con acierto.
El tercer punto importante que muestra Treinta y Tres a la hora de explicar este logro es su muy buen juego aéreo en las dos áreas, sobre todo y esto si es una novedad para nuestro futbol, en la de enfrente, lo cual le permite una alternativa, unida a la muy buena pegada, Erausquin se destaca en este rubro, permite decía una alternativa que le dió en los dos cruces de segunda y tercera fase pingues ganancias.
Se viene un rival que Treinta y Tres ya conoce en la final : Melo, un equipo que en nuestra  visita nos goleó en primera fase y que de local ( jugando con suplentes) se llevó un punto del Estadio Municipal, un equipo que es distinto en su forma de jugar a los dos que hemos enfrentado en este trayecto de “mata mata”, lo cual cambia radicalmente también el escenario, que se hace fuerte también en el juego aéreo y que es muy físico, mas físico que nosotros me atrevo a opinar, pero cuya curva de rendimiento no se si estará tan en alza como la nuestra y este detalle, en definiciones tan cerradas los detalles son fundamentales, mas el aspecto psicológico de saber que el objetivo principal ya esta logrado, Treinta y Tres sabe que si pierde no pasa nada porque para la realidad competitiva con la que llegaron estos chicos al Nacional esto es un campañón y esa “falta de obligación” ese respiro en la presión competitiva para los equipos olimareños es muy importante porque se vuelven muy peligrosos, ese “nada para perder y todo para ganar” debemos asumirlo es un acicate a la hora de potenciarnos como colectivo y sin dudas en un partido donde “la cabeza” seguramente será el aspecto desequilibrante, siempre lo es igual, en este partido de 180 minutos que se define en Melo, no mentirnos y saber de nuestras fortalezas y debilidades en todos los aspectos será decisivo.
Por lo pronto Treinta y Tres igual tendrá minimamente otro corte en sistema Copa porque al clasificar a las finales del Nacional, junto a Melo , Salto Capital, Rio Negro, Florida y Colonia, su campaña  tiene un premio realmente merecido.

 Un soplo de aire puro, un balonazo de oxigeno a un futbol que herido de muerte por su incapacidad estructural, solo confirma  , con excepciones como esta basadas en la capacidad individual e innata de los actores principales ( técnicos y jugadores)  , el valor de ser absolutamente impredecible.

No hay comentarios: